Estudiante poblana denuncia ataque afuera de CU de la BUAP

A través de redes sociales, la joven identificada como Jhoselin Dániel, narró que el jueves 13 de octubre cerca de las 14:00 horas, salió por el acceso de Derecho, en Ciudad Universitaria (CU), para abordar la M1, pues se dirigiría al Centro.

Previo a subir a la ruta sintió que alguien se acercó demasiado a ella y al instante sintió un piquete, aunque no le dio importancia.

“A medio camino yo me sentía muy muy mareada y creía que era mi presión, y tenía muchas ganas de vomitar, ahí pensé en bajarme porque no quería vomitar en la combi, me bajé y solo vi que estábamos en la 9 sur y creo que la 25, le mandé un mensaje a Jadi para contarle que me sentía muy mareada, así que decidí caminar y encontrar alguna tienda o algún puesto que me diera confianza y esperar ahí, sin darme cuenta caminé hasta la 9norte y reforma (no sé cómo llegué hasta allá, cómo caminé y no sentí nada) me sentía muy muy mal, muy mareada y empecé a ver borroso y como si en el ambiente hubiera humo”, explicó en su cuenta de Facebook.

Agregó que de manera inmediata le marcó a dos amigos y a un profesor para ver quién podía ir por ella, porque no podía caminar.

“Un profesor llegó por mi a unos minutos que le mandé mensaje, me llevó a CCU porque ahí estaban mis compañeros y suponíamos que los de Dasu nos apoyarían. (En el transcurso del viaje, perdí la noción y empezó a darme mucho sueño, sin embargo, no podía cerrar los ojos porque solo sentía cómo se me movía todo y tenía más náuseas, y veía más borroso) yo no sentí el viaje del centro a CCU, llegando allá llamaron a los de Dasu y a los paramédicos creyendo que nos ayudarían o algo. Cosa que no hicieron, porque solo checaron mis signos vitales y mis datos, me comentaron que tenía bien mis signos vitales pero los ojos estaban muy dilatados. Y solo recomendaban que fuera a mi clínica o al IMMS de La Margarita, cosa que ya conozco cómo es el servicio y la atención, y no iba a hacer nada, ni siquiera me iban a recibir por no estar actualizada en el sistema”, escribió.

A Jhoselin le indicaron que tenía que hacerse un examen toxicológico, examen que se hizo más tarde, fue uno rápido y los resultados salieron negativos, sin embargo, los expertos le señalaron que existen analgésicos que provocan mareos y adormecen el cuerpo, los cuales son utilizados para dormir a la gente y secuestrarlas.

Según comentaban mis amigos, cuando ellos llegaron a ayudarme, no se entendía lo que hablaba y estaba muy pálida, muy desorientada, gracias a ellos y a la doctora que me acompañaron hasta que estuve más consiente y ya podía reconocer bien los rostros”, añadió.

Jhoselin alertó a los estudiantes para que tengan más cuidado y en espera de que a nadie más le suceda, además compartió las fotos del lugar donde le dieron el pinchazo y de su brazo.

Deja un comentario