Influenza aviar AH5N1 es también transmisible a humanos, alertan expertos

Especialistas de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural confirmaron este sábado el primer caso de influenza aviar AH5N1 de alta patogenicidad en un halcón, en la cuenca del Río Lerma, en el Estado de México; sin embargo, con esta detección también alertaron que los humanos puede contraer el virus.

El ser humano puede contraer el virus de la gripe aviar y otros virus de la gripe de origen zoonótico, como el virus de la gripe aviar de los subtipos A(H5N1), A(H7N9) y A(H9N2) y el virus de la gripe porcina de los subtipos A(H1N1) y A(H3N2). La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) alertó que desde el 1 de mayo de 2021, se confirmaron brotes de influenza aviar de alta patogenicidad (IAAP) en aves de corral y silvestres, en 41 países de diferentes regiones. Presente en la actualidad en África, Asia y Europa, la enfermedad representa una amenaza para la estabilidad económica, la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia. Conocida comúnmente como “gripe aviar”, la influenza aviar es una enfermedad muy contagiosa que afecta a numerosas especies de aves de corral, así como a aves de compañía y silvestres; también puede afectar a los seres humanos de forma ocasional. La OIE señaló que dadas el sector de la sanidad animal debe implementar estrictas medidas de bioseguridad en las granjas, el comercio y los mercados de aves vivas para evitar así su propagación.

Los virus de la influenza aviar H5N1 aparecieron por primera vez en el sur de China en 1996. Estos provocaron brotes de gran magnitud en aves de corral en Hong Kong en 1997, que resultaron en 18 infecciones en humanos, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. El brote en aves en 1997 fue controlado, pero los virus de la influenza aviar H5N1 no fueron erradicados en las aves y reaparecieron en el 2003 para propagarse de manera generalizada en aves de toda Asia y luego en África, Europa y Oriente Medio, provocando brotes en aves de corral y casos esporádicos de infecciones en humanos.

Deja un comentario