Una semana después, el asesinato de la madre buscadora Esmeralda Gallardo sigue impune

A una semana del asesinato de Esmeralda Gallardo, quien buscaba a su hija Betzabé Gallardo y formaba parte del Colectivo Voz de los Desaparecidos en Puebla, sigue impune: no hay personas detenidas y las autoridades no han dado avances de la investigación que prometieron “esclarecer en el menor tiempo posible”.

La Fiscalía General del Estado (FGE) realizó diversos cateos en la colonia Villa Frontera el viernes 7 de octubre, en los cuales detuvo a Jesús Guillermo N.; horas después, entre varios de comunicación se filtró la versión de que estaba vinculado con el homicidio de Esmeralda.

Los familiares del detenido protestaron por dos días consecutivos para señalar que “Don Memo”, como lo conocen, estaba encarcelado injustamente y que le habían “sembrado” drogas para acusarlo de narcomenudeo y del crimen contra Esmeralda.

El lunes 10 de octubre, el gobernador Miguel Barbosa Huerta negó que Jesús Guillermo fuera detenido por el homicidio de Esmeralda, y dijo que su aprehensión se debía a delitos contra la salud y portación de arma de fuego.

Integrantes del Colectivo La Voz de los Desaparecidos en Puebla confirmaron que la madre buscadora informó a las autoridades que “necesitaba protección y no se la dieron”.

Esmeralda Gallardo buscó esta protección después de que un medio de comunicación reveló datos sensibles en una nota que publicó sobre la investigación por la desaparición de su hija Betzabé y su amiga, Fabiola Narváez, ocurrida el 13 de enero de 2021, cuando viajaban juntas a la Central de Abastos,

“Después de que se filtró la información, la empezaron a seguir”, comentó una de las compañeras buscadoras.

La Comisión de Derechos Humanos de Puebla abrió una queja sobre el caso y pidió explicaciones a la FGE sobre si la activista solicitó protección o no, así como el estatus de la investigación por el asesinato de la buscadora.

Esmeralda fue asesinada la madrugada del martes 4 de octubre en la colonia Villa Frontera, en la parada del autobús, cuando esperaba el transporte de personal para ir trabajar.

Organizaciones civiles, así como la oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y la delegación de la Unión Europea ,exigieron una investigación pronta, imparcial y expedita.

Deja un comentario