Urge liberar el Callejón del Beso para recibir a turistas, señala alcalde de Guanajuato

Después de que las autoridades de Guanajuato cerraron el paso al Callejón del Beso, uno de los puntos emblemáticos de la ciudad, el alcalde del municipio confía que el conflicto se resuelva pronto.

El alcalde de GuanajuatoAlejandro Navarro Saldaña, indicó que espera que la situación se resuelva en los próximos días, pues el miércoles inicia la edición 50 del Festival Cervantino.

“Prácticamente todo el año tenemos gente, los vecinos del callejón del beso, tanto de la casa de Ana como de Carlos que son los dos personajes que se dan el beso en el balcón, pues no se ponen de acuerdo con los fotógrafos y los guías de turistas y optamos por clausurar el Callejón del Beso unos días como medida en lo que logramos ponernos todos de acuerdo, esperamos resolverla en los próximos días porque el miércoles comienza la 50 edición del Festival Cervantino y queremos que esté abierto para que todos los visitantes de diferentes partes del mundo puedan ir a darse el beso”, señaló.

El alcalde indicó que el Callejón es un espacio público y están buscando abrirlo a la brevedad.

“Es un callejón muy recurrido, nosotros tenemos muchos atractivos turísticos pero el Callejón del beso es un ícono y resulta que allí todo mundo se quiere tomar fotografía y hoy los fotógrafos quieren hacer de las suyas junto con el propietarios de las casas y nosotros lo que hemos dicho es que se trata de un área pública, es un espacio público propiedad del Gobierno Municipal, de todos los guanajuatenses y no pueden estar usufructuando, molestando a los turistas pero estoy seguro de que nos vamos a poner de acuerdo para que lo podamos abrir en breve y puedan disfrutar todos de este magnifico callejón del beso”,  explicó.

Sobre el conflicto que llevó al cierre del Callejón, ahondó en que se trata en un problema con los dueños de la casa de Ana y Carlos.

“La casa de Ana tiene dueño y el balcón de Carlos también tiene dueño y, con este tema de ser emprendedores, ellos también quieren ellos tomar fotos, es una actividad reciente que no hacían ninguno de los dos balcones sino los fotógrafos de abajo pero estamos a punto de resolverlo con la buena voluntad de los propietarios y de los guanajuatenses para que todo mundo pueda venir a cerrar el año en Guanajuato”, apuntó.

“Dentro de sus propiedades pueden hacer lo que gusten, siempre y cuando tengan los permisos correspondientes, pero en el exterior es una actividad pública, nosotros entregamos un permiso, a través del área de fiscalización, solamente son tres fotógrafos los que tienen un permiso de más de 30 años y hoy los dueños de las dos casas también quieren tomar la foto, quieren cobrar y es allí donde se han suscitado estos conflictos que, desafortunadamente, nos dieron este tema de clausurar el callejón, también estamos viendo la posibilidad, apoyados en el Gobierno del Estado, de ver si se pueden expropiar estas propiedades para que pasen a formar parte del patrimonio municipal y ya quitarnos de estos conflictos pero estoy seguro que lo vamos a poder resolver con los propietarios porque de eso también se ganan la vida y creemos nos podemos poner de acuerdo porque urge que liberemos el callejón, de hecho estamos aprovechando ahora para cambiar alumbrado, pintura y quitar algunos elementos que estorbaban porque la verdad es que se nos juntan hasta 2o mil turistas en un solo día y es complicado” dijo.

Señaló que Guanajuato tiene muchos turistas que la visitan por lo que confía en que el conflicto se resuelva.

“Tenemos muchos visitantes, nos ha ido muy bien, hace poco recibimos un reconocimiento de ser la ciudad más bonita de México, hace unos meses de ser el destino colonial más confiable del país  y eso hace que vengan mucha gente a visitarnos, por eso es necesario que este tipo de conflictos se resuelvan muy rápido”, puntualizó.

Este cierre se produce de cara al Festival Internacional Cervantino, que se llevará a cabo del 12 al 30 de octubre de este año.

La leyenda del Callejón del Beso señala que si una pareja visita el sitio y se da un beso en el tercer escalón, será feliz por un periodo de siete años.

Una historia relacionada con el callejón cuenta el romance entre Carlos y Ana, esta última hija de un padre que deseaba casarla con un noble. Al enterarse de la relación con Carlos, un minero, el hombre encierra a su hija en un domicilio.

En respuesta, el hombre decide mudarse a la vivienda de enfrente, que tenía un balcón que daba directo al balcón donde estaba encerrada Carmen.

Un día el padre descubre a ambos platicando y furioso clavó un cuchillo en el pecho de su hija. La leyenda cuenta que Carlos no dejó ir la mano de su amada y la besó por horas.

Deja un comentario