Mahsa Amini murió por enfermedad subyacente, arroja necropsia oficial

Mahsa Amini murió a consecuencia de una enfermedad subyacente, arrojó la necropsia realizada por autoridades de Irán.

La joven de 22 años de edad murió en Teherán a mediados de septiembre tras ser detenida por la denominada “policía de la moral“, por no llevar puesto el velo correctamente.

En un inicio se dijo que fue víctima de un infarto que la llevó a permanecer en coma durante tres días antes de morir.

Pero la familia sostiene que Mahsa Amini fue golpeada. El abogado Saleh Nikbakht detalló que médicos independientes consultados refirieron que la joven “definitivamente fue golpeada antes de llegar a la comisaría”, y probablemente también durante el tiempo que permaneció detenida.

Este viernes la Organización Forense de Irán reveló un informe médico oficial en el que atribuye la muerte de Mahsa Amini a una enfermedad subyacente.

Detalla que la joven fue intervenida a los 8 años por un tumor cerebral de craneofaringioma que le ocasionó un trastorno en el hipotálamo-hipófisis y en glándulas como las suprarrenales y la tiroidal.

Así, tomaba medicamentos como hidrocortisona, levotiroxina y desmopresina.

Ya en custodia, dice el comunicado sobre la necropsia dado a conocer por la agencia de noticias IRNA, Mahsa Amini perdió repentinamente el conocimiento y cayó al suelo.

Debido a la ineficacia de la maniobra de reanimación cardiorrespiratoria en los primeros minutos críticos, el soporte respiratorio realizado por el personal de emergencia no funcionó, y a pesar de su traslado al hospital y los esfuerzos del personal médico del Hospital Kasari, el paciente murió debido a una falla orgánica múltiple causada por hipoxia cerebral.”

La Organización Forense de Irán añadió que los resultados del examen físico hecho a Mahsa Amini y la necropsia sostienen que no murió por golpes en la cabeza o en órganos vitales.

Tras darse a conocer la muerte de la joven se desataron protestas en Irán y varias partes del mundo como Turquía, Francia y España.

Uno de los símbolos de la exigencia de justicia en el caso es mostrar en público el cabello -lo que se tiene prohibido en Irán-, y cortarlo.

Deja un comentario