La reforma eléctrica tiene entre sus objetivos terminar con 35 contratos con empresas privadas

Un grupo de compañías obtuvo contratos con administraciones anteriores que no benefician al país, señala Miguel Santiago Reyes Hernández, director de CFEnergía.

En entrevista con medios de comunicación, el directivo explicó que la reforma eléctrica prevé modificar tres artículos, el 25, el 27 y el 28 de la Constitución Mexicana.

Si se acepta su modificación, entonces se terminaría con los contratos irregulares que empresas hicieron con administraciones anteriores; no se permitiría que la iniciativa privada generará más del 46 por ciento de la energía; se harían mejores compras y se regularía el desarrollo de energías limpias, agregó.

En México hay seis empresas grandes que se enfocan a la generación de energía, pero cuatro de ellas, entre las que se encuentran Iberdrola, Saavi Energía y Naturgy Energy generan el 70 por ciento de la energía, explicó.

Eso genera diversas complicaciones. Por ejemplo, en Monterrey son las empresas privadas las que dotan del 90 por ciento de la energía y el resto es aportado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), indicó.

Este no es el único problema, sino que en los contratos con las empresas privadas el gobierno se comprometió a comprar siempre con costos con tendencia al alza.

Además, cuando se hicieron los contratos se crearon de tal forma que no hay manera de cancelarlos a menos que se pague la contraparte de la inversión de las empresas, lo cual es inviable, agregó.

Por esta situación es que se busca acabar con los contratos a través de las modificaciones en la Constitución, pues también está la opción de acudir a los tribunales internacionales, sin embargo, cada juicio tardaría alrededor de cinco años en ser resuelto, manifestó, con información de Econsulta.

 

 

Deja un comentario