Puebla: Sedena detecta diariamente 2 tomas clandestinas

Diariamente se ubican dos tomas clandestinas en los ductos de Petróleos Mexicanos localizados en Puebla, informó Gerardo Mérida Sánchez, comandante de la XXV Zona Militar.

En rueda de prensa para dar a conocer los avances de los trabajos en San Pablo Xochimehuacan, en donde hubo una explosión por una toma clandestina, el comandante precisó que en Puebla hay 156 kilómetros de ductos que abarcan 26 municipios.

Detalló que la ubicación de tomas clandestinas son resultado de las exploraciones hechas por la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) y no de las denuncias.

El comandante agregó que en la entidad hay 600 elementos que realizan trabajos de seguridad.

Sin acuerdos para la reubicación

A casi un mes de que explotó una toma clandestina de gas en San Pablo Xochimehuacan, no hay acuerdos para la reubicación de los habitantes cuyas viviendas fueron destruidas por la explosión.

La directora del Sistema Estatal de Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Leonor Vargas Gallegos, reconoció que siguen en pláticas con las familias afectadas, pero hasta ahora no tienen documentos que avalen su traslado.

Sin precisar las casas que deberían ser reubicadas, añadió que ya se demolieron 58 casas y la reubicación de los afectados se haría en la zona del camino a El Batán.

Vargas Gallegos dijo que hasta el momento tiene 54 documentos firmados en donde los propietarios están de acuerdo con la reconstrucción de sus viviendas.

En conferencias pasadas, el gobierno estatal informó que 17 casas de las 64 destruidas estaban en una zona legal.

Mientras que el secretario de infraestructura, Luis Roberto Tenorio García declaró que ya liberaron 155 casas inmuebles y en próximas horas se atenderán 38.

En su intervención, Igor Emilio Ferrer Acuña, titular de la Dirección de Bienes Muebles e Inmuebles, detalló que se cuenta con un predio con una extensión de dos hectáreas localizado en el kilómetro 2.5 del camino a El Batán.

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta precisó que 59 casas, que se encontraban en 54 terrenos, fueron demolidas por la explosión.

A su vez, Gaytán Alcaraz Gustavo, director general del Sistema Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla, comunicó que fueron destruidos 70 metros lineales de drenes, un colector de drenaje, alcantarillado pluvial y nueve descargas de drenaje de viviendas.

Continúan siete hospitalizados

El secretario de Salud, José Antonio García Martínez, reportó que siguen hospitalizadas siete personas víctimas de la explosión, de las cuales Pedro, de 43 años, está grave.

Uno de los heridos se encuentra en la Unidad Pediátrica de Quemados del Hospital para el Niño Poblano (HNP) y el resto en el Hospital de Traumatología y Ortopedia.

Deja un comentario