Pablo, el niño que obtuvo el «gorro» del Papa

Este miércoles, un pequeño de 10 años con discapacidad, se acercó al Papa Francisco con el objetivo de que éste le regalara su solideo. El niño, subió al estrado y se acercó al pontífice durante el saludo a los peregrinos que realizaba en la audiencia general dentro del Vaticano.

Francisco lo tomó de las manos, le sonrió y conversó, hasta que el chico se sentó en una silla reservada a los cardenales ante la mirada ingenua del Papa.

Tras varios intentos del pequeño, le regalaron el famoso solideo blanco, lo cual lo dejó contento, para posteriormente irse a sentar con su madre que se encontraba entre los asistentes a la audiencia.

Antes de comenzar la catequesis, el Papa comentó ante los peregrinos:

“Este niño tuvo la libertad de acercarse y moverse como si estuviera en casa”, dijo.

“Le agradezco por esta lección porque los niños no tienen un traductor automático del corazón a la vida”, agregó.

Cabe mencionar que varias veces en el pasado, y especialmente durante la audiencia general, niños de diferentes edades se han acercado al Pontífice, incluso él mismo les ha hecho subir al estrado para sentarse junto a él.

Deja un comentario