Un anarquismo es un exhorto para reflexionar en la sociedad que queremos, Saavedra.

El libro Saavedra, un anarquismo es un exhorto para reflexionar en el tipo de sociedad que se quiere, y cómo la codicia y el capitalismo originan la crisis civilizatoria actual, dijo su autor Aurelio Fernández Fuentes. Invitado por la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) 28 de Octubre, el fundador y director de esta casa editorial compartió esta obra en la que evoca la vida, lucha y época de su bisabuelo, el anarquista español Abelardo Saavedra Toro. 

Acompañado por el líder moral y la dirigente actual de la 28 de Octubre, Rubén Sarabia Sánchez alias “Simitrio” y Rita Amador López, respectivamente, además de un nutrido público en el que destacaban los jóvenes, Fernández Fuentes señaló que la crisis civilizatoria se origina en el capitalismo y la codicia. 

Al reconocer a la UPVA 28 de Octubre como la organización más importante de resistencia en el país, Aurelio Fernández consideró que es tiempo de discutir una “nueva utopía”, pues éstas -dijo citando al escritor Eduardo Galeano-, no son para llegar a ellas, sino para ser la “imagen objetivo” a donde se quiere caminar. En ese sentido, recordó a su maestro y amigo Enrique Semo Calev, quien a sus 91 años de edad está seguro de que se llegará al socialismo, pues el capitalismo “no resiste más por la misma codicia capitalista”.  

El también director del Centro para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) de la UAP continuó, que el capitalismo se basa en la acción empresarial y la obtención de ganancias que consigue, sin proponérselo y sin poder evitarlo, destruir el planeta. “El capitalismo buscará la ganancia a costa de lo que sea, de la corrupción o el sufrimiento”. 

El capitalismo de hoy –continuó el economista de formación- tiene una historia de 300 o 400 años según como se interprete, cuando la Revolución Industrial tenía masas de trabajadores explotados que sintieron la necesidad de defender sus derechos, tal como hoy lo hace la 28 de Octubre.

Recordó que organizados en huelgas y en sindicatos, los trabajadores se agruparon hasta llegar a la Primera Internacional de los Trabajadores, en la que participaron intelectuales como Karl Marx, Friedrich Engels y Mijaíl Bakunin, pues se buscaba llegar al comunismo, a una sociedad sin clase, sin estado ni opresión. Comparó que si entonces Marx dijo que la religión era “el opio de los pueblos”, ahora la religión es el consumismo, pues la sociedad piensa solamente en qué comprar y tener.  Incluso consideró que, pese a sus diferencias, se puede pensar que anarquismo y comunismo son “hermanos”. 

Sobre el encuentro con su bisabuelo Abelardo Saavedra recordó que se dio entre las pláticas familiares, con anécdotas de sus arrestos en África y Cuba, en las que destacaba su ingenio y astucia para ir en contra de lo establecido, como lo hizo al llamar a sus hijas con nombres no incluidos en el santoral católico como lo fue el caso de Oceanía -abuela del periodista Luis Hernández Navarro-, llamada así por un viaje de ultramar. 

En ese encuentro, precisó Aurelio Fernández, se dio cuenta que entre él y su bisabuelo Abelardo Saavedra había coincidencias, como el ser alfabetizador o periodista. No soy un periodista convencional, soy como él lo era: quiero contar las cosas, quiero denunciar. No un cascarón hueco como diría Elena Poniatowska, sino con causa, un periodismo que no simula ni disimula”. 

Asimismo, dijo que tras la lectura que amigos hicieron de sus escritos y la conclusión de todos al decir que se trataba de un libro, supo que el director del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II publicaría el volumen que salió a la luz en coedición con la UAP. “Trate de contar la historia como cuento mis crónicas en el periódico. Mi exhortación es a pensar en la sociedad en que necesitamos y cómo la codicia origina la explotación”, sostuvo ante los miembros de esta organización de comerciantes. 

En su caso, el investigador universitario Miguel Ángel Rosas Burgess coincidió con Aurelio Fernández al decir que anarquismo y comunismo tienen una idea y una pasión similar: el echar a andar una sociedad que no tenga gobierno ni estado opresor. 

El también luchador social, quien en los años 70 del siglo anterior forjó las cimientes de la 28 de Octubre, recordó que su autor creció en los recuerdos familiares de su bisabuelo, por lo que siempre tuvo el interés de saber más, haciendo entonces una búsqueda sistematizada. “Dice Aurelio: de buscar un personaje de mi familia encontré a un personaje social, una época, un entorno y una lucha”. 

Comparó incluso que tras leer el libro y conocer de manera personal a la familia de su amigo, se imagina que esa familia es “una brigada de activistas que andan haciendo revoluciones a domicilio”, como una “maquinaria de la revolución y la construcción de la alternativa social para lograr la justicia de los seres humanos”. 

Por último, Tonatiuh Sarabia Amador, miembro de la UPVA 28 de Octubre señaló que era importante comparar una época y otra, y decir que, con sus diferencias, marxistas y comunistas son ante todo antifascistas. “Hoy a nivel mundial las alas negras del fascismo se extienden y su sombra cubre algunos países. Ideas de Hitler o Mussolini, o de los grupos de extrema derecha cobran fuerza. Ejemplo en España es Vox con sus declaraciones por el llamado Día de la raza con la que reclaman la civilización. Hay que unirse pues peligra la libertad y la vida digna”, consideró el presentador. 

Sobre el libro, el abogado señaló que ante todo Abelardo Saavedra fue un hombre congruente con su activismo pues, con sus más de 20 oficios, fue capaz de fundirse con las masas: saber cómo piensan y viven, cuáles son sus problemas, y buscar una solución. Por último, dijo que la presentación de Saavedra, un anarquismo, representa el inicio de los festejos por los 48 años de vida de la UPVA 28 de Octubre.

Deja un comentario