En pésimas condiciones se encuentran bolardos de la capital

Han pasado cerca de dos años desde que se inició la colocación de bolardos en la Ciudad de Puebla, para proteger y salvaguardar la integridad física de ciclistas y transeúntes, sin embargo, el objetivo de este proyecto se ha venido abajo tal y como su mobiliario urbano.

Una mala planeación y colocación de estos guarda peatones y la falta de la cultura vial que aún no existe en muchos de los que están atrás de un volante han dejado como resultado el deterioro de los bolardos.

Los reglamentos viales, indican que ante toda la preferencia en movilidad se debe dar al peatón y al ciclista, así como adaptar infraestructura para las personas con alguna capacidad diferente, sin embargo la realidad, pone en evidencia que no hay respeto por quienes se mueven a pie o en un vehículo que no es motorizado y, muestra de ello, es que los conductores viajan a altas velocidades, alcoholizados y no respetan los espacios para estas personas.

Por lo anterior, así lucen muchos de los cruceros en la capital poblana, bolardos derribados, carros estacionados en ciclovías y una constante lista de reportes por atropellamientos es la carta de presentación de una ciudad en la que año con año crece su matrícula vehicular.

Deja un comentario