Los talibanes toman Kabul, el presidente huye y el gobierno afgano se derrumba; EU evacúa rápidamente

Los militantes talibanes, que se han hecho con el control de Afganistán, entraron en la capital, Kabul, el domingo, ocuparon el palacio presidencial y exigieron la rendición incondicional del gobierno afgano, en medio de un ruido constante de helicópteros que transportaban a estadounidenses y otros extranjeros que intentaban ponerse a salvo.

Los civiles, que temen que los talibanes vuelvan a imponer el tipo de gobierno brutal que prácticamente eliminó los derechos de las mujeres, se apresuraron a abandonar el país también, haciendo fila frente a los cajeros automáticos para retirar los ahorros de toda su vida. Los más pobres, que dejaron sus hogares en el campo pensando que en la capital era más seguro, permanecían por miles en parques y espacios abiertos por todo Kabul.

El presidente afgano Ashraf Ghani, que la víspera emitió un mensaje grabado de ánimo a la población, huyó del país, según los asociados. Su marcha deja un vacío que se espera que el grupo insurgente islamista llene rápidamente.

La rápida y humillante derrota de los esfuerzos liderados por Estados Unidos durante dos décadas para rehacer Afganistán abrió un nuevo e incierto capítulo en el que los afganos opuestos a los talibanes temen volver a su brutal estilo de gobierno medieval que eliminaba los derechos civiles, subyugaba a las mujeres y despreciaba la educación.

Deja un comentario