Comienza juicio histórico contra un cardenal en el Vaticano

El Vaticano comenzó el día de ayer un juicio histórico, al juzgar por primera vez a un cardenal y a otras nueve personas por delitos relacionado con malversaciones en inversiones inmobiliarias.

La autoridad religiosa responde al nombre de Angelo Becciu y durante el proceso se trata de esclarecer si se cometió malversación de fondos, blanqueo de dinero, fraude y abuso de poder en el marco de una inversión irregular.

El valor de la inversión es de unos 350 millones de euros (412.228.003 dólares), un dinero que se obtuvo de fondos destinados a la beneficencia y se utilizó en la compra de un edificio de lujo en Londres.

De acuerdo con El Vaticano, al cardenal Becciu se le acusa concretamente por soborno, abuso de oficio y malversación. La Secretaría de Estado compró en 2013 un edificio en Londres con los fondos del Óbolo de San Pedro, una institución que recoge donaciones de fieles católicos para financiar obras caritativas.

Becciu ocupaba en ese momento el cargo de sustituto para los asuntos Generales de la Secretaría de Estado y era encargado de esas operaciones. El cardenal estuvo en el puesto hasta 2018, año en el que el papa lo nombró nuevo prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos.

Tras destaparse el escándalo de corrupción en 2019, el papa Francisco le obligó a presentar su renuncia tanto para su cargo como para sus derechos como cardenal.

Por consiguiente, Beucci es el más alto funcionario del Vaticano acusado de delitos financieros, pese a que siempre se da por inocente y asegura que está siendo víctima de una “maquinación deliberada”.

Este juicio sucede en el contexto en el cual en El Vaticano se rige por las nuevas normas emitidas por la autoridad papal el pasado 30 de abril en un documento pontifico donde dispone que la Justicia Ordinaria del Vaticano se encargará de los eventuales juicios penales a cardenales y obispos. Esta competencia era antes del Tribunal Supremo.

Deja un comentario