Consecuencias de usar aceite económico en el auto

El lubricante es precisamente lo que hace que en nuestro vehículo no se funda el motor por las altas temperaturas y al reducir la fricción también evitar averías y el desgaste prematuro del motor, es decir, el cambio de aceite frecuente, tiene como objetivo darle más tiempo de vida al motor.

Pero la gran pregunta es ¿Qué tipo de aceite le tengo que poner a mi vehículo? Te recomendamos: ¿Cuál aceite es mejor para tu auto? Lo ideal es buscar un aceite que se ajuste a las especificaciones del fabricante, pero lo que hacen muchas personas, es tan sólo rellenar el aceite faltante, ya sea que se consumo por uso normal o porque existe una fuga.

El colocar aceite de relleno del “más barato” puede ser perjudicial para nuestro auto y nuestro bolsillo, a nivel de marcas siempre es mejor optar por las más reconocidas, debido a que éstas prestarán máxima atención a la fabricación del producto, ofreciendo resultados geniales a nivel de viscosidad, untuosidad, tolerancia a las cenizas y los puntos de ebullición, carbonización y combustión, entre algunos otros elementos.

1-Daño por alta viscosidad: Se tiene la idea de que entre más viscoso es un lubricante, más protege al motor; no obstante, se requiere que tenga un grado bajo de viscosidad para hacer llegar el aceite en el menor tiempo posible a cada rincón del motor. Por lo anterior, a tu motor le costará más trabajo arrancar y debido a una mayor resistencia entre las piezas por lo espeso del aceite y puede comenzar a causar daños.

2-Avería en el árbol de levas: Una lubricación deficiente puede provocar en esta parte esencial del motor que puede dañarse por no tener la viscosidad adecuada para cuidar el árbol de levas.

3-Daño en cadena de distribución: En los autos el tensor de la cadena de distribución utiliza el mismo aceite que lubrica el resto del motor, por lo que si no recibe una lubricación adecuada no tensará la cadena y habrá una desincronización en muchas piezas del motor, lo que provocará daños muy graves.

4-Averías al turbocompresor: Estos trabajan en revoluciones muy altas y altas temperaturas, por lo que necesitan estar bien lubricados para evitar la formación de carbonillas o espumas que puedan provocar pérdidas de presión en el circuito de lubricación.

5-Motor desvielado: Esta avería del motor se origina cuando el aceite no está en buen estado o no es de la calidad suficiente, acumulando grumos y residuos que pueden llegar a obstruir los conductos de lubricación, lo que puede provocar que el motor quede inservible.

 

Deja un comentario