Mictlán, el videojuego mexicano, atrae interés de PlayStation

 “Cómico” es como Guillermo Alarcón, el emprendedor mexicano detrás de Mictlán, el juego más ambiciosos sobre culturas prehispánicas, define haber conseguido la atención y posible apoyo de dos de los ejecutivos más importantes de Sony PlayStation. 

“Fue una historia muy cómica, uno de nuestros seguidores etiqueto a Shuhei Yoshida, que es una eminencia en el mundo de los videojuegos y presidente de SIE (Sony Interactive Entertainment) y a John Eternal, director de Cuentas Globales de PlayStation. Yoshida san respondió en Twitter diciendo que le encantaba la idea de Mictlán y que le mandáramos un mensaje, el problema es que nuestra cuenta de Mictlán en Twitter no está verificada entonces no podíamos mandarle mensaje”

Para buena suerte del joven mexicano, radicado en Japón actualmente y lugar donde ha comenzado el desarrollo del juego, el interés por parte del ejecutivo era real y no un cordial mensaje para responder a un comentario de un usuario en internet.

“Pasaron dos días y estábamos buscando su correo electrónico, pero no lo encontramos. De suerte Yoshida san nos mandó un mensaje diciéndonos que ya nos había agregado, y así continuamos las pláticas”, dice Alarcon.

Sin perder la comicidad, los tuits los llevaron a mails, y semanas sin noticia alguna debido a que los mensajes caían en la bandeja de Spam del alto ejecutivo de Sony, eventualmente a mensajes entre cuentas personales y finalmente a una reunión para presentar Mictlán.

“Sony quiere apoyar a desarrolladores en LATAM y a proyectos con diferente tipo de narrativas especialmente culturales, nos dieron acceso al hardware de desarrollo de PlayStation 5 y su equipo de ingenieros en Japón y Estados Unidos”, presumió Alarcón en el Facebook de Mictlán tras la presentación con los ejecutivos de Sony PlayStation.

por su ambiciosa propuesta de convertirse en el primer juego de mundo abierto desarrollado por mexicanos sobre culturas prehispánicas, cuyos personajes, ambientes, música y mitología han sido documentados y contrastados con información contenida en códices, libros y materiales históricos.

 

Deja un comentario