La Franja crece, ilusiona, todo le sale

 

 

 

Por Carlos Hernández Reyes

 

Al Puebla todo le sale, porque incluso cuando no juega bien obtiene resultados. Ese el caso del partido del lunes en Pachuca, en el que si bien es cierto gana por marcador de 3-1, la verdad es que pasó apuros después de que se colocó al frente con el golazo de Maximiliano Araujo, porque los Tuzos apretaron y arrinconaron a su oponente, pero el tanto de Maximiliano Perg inclinó la balanza.

La Franja, de la mano de Nicolás Larcamón, está ya entre los cuatro primeros de la tabla y aspira a entrar a la liguilla de manera directa. Lleva buen paso, tiene carácter, suerte y buen futbol. Hay compromiso y comunión entre técnico y jugadores. Todo es reír y cantar, todo es ilusión.

Faltan tres encuentros a la fase regular, nueve unidades, y La Franja depende sí para lograr lo que hace muchos años no se da, un boleto a la fiesta grande de manera categórica. El torneo pasado llegó a esa instancia vía repesca, y hacerlo sin escala sería un gran logro para este conjunto de guerreros que se han quitado el miedo y también las cadenas que tenían con Juan Reynoso.

Juegan con convicción de ganar, de no temerle al rival de enfrente y eso en el futbol es importante para conquistar puntos.

Destacar a un jugador sería injusto, pues si antes dependía el Puebla de Santiago Ormeño para los goles, o de Anthony Silva para las salvadas. Ahora hay más elementos importantes en el accionar.

El portero paraguayo sigue siendo pilar fundamental, con intervenciones valiosas; la línea defensiva muestra mejoría con Segovia que es lento pero bien colocado; Perg a la alza e Israel Reyes una grata revelación. 

En la media cancha, el otro Reyes, Salvador, crece partido a partido y en el estadio Hidalgo marcó un tanto de más de 60 metros para sellar el triunfo camotero. Omar Fernández muestra la calidad de siempre, aunque con mayor regularidad.

Daniel Aguilar cumple cuando es requerido, mientras Christian Tabó aporta al frente junto a Santiago Ormeño, quien pese a que ha dejado de anotar en los últimos partidos, es un elemento importante en el once de Larcamón.

El futbol es de tiempos, y el actual corresponde al cuadro blanquiazul al que todo le sale bien.

Este Puebla ilusiona a sus aficionados y, a tres fechas del final, está entre los cuatro primeros, con la gran oportunidad de quedarse con una de las dos plazas directas a la fiesta grande, ya que las otras dos  corresponden a Cruz Azul y América, que juegan en otra liga, pero que en una instancia tan impredecible como la liguilla, nada tienen asegurado.

La Franja ha tenido buenos momentos en el torneo, aunque el despegue se da luego de ese empate a cuatro con Toluca, cuando con un hombre menos y dos goles abajo, logró rescatar una valiosa unidad en los segundos finales.

Esa fue la inyección de entusiasmo, de convicción y de ilusión. Ya se verá cuánto dura el efecto de esa vacuna; mientras tanto, se vale que los diletantes camoteros se ilusionen y griten a los cuatro vientos que su equipo, como hace mucho tiempo no se veía, está en la elite del futbol mexicano. 

Deja un comentario