Médico es acusado de matar pacientes con COVID-19 para “liberar camas”

El COVID-19 ha sido protagonista de noticias que le han dado la vuelta al mundo y una que ha tomado fuerza en las últimas horas es la del médico Carlo Mosca, quien ha sido acusado de asesinato voluntario en contra de dos pacientes, en Brescia, Italia.

Mosca era hasta hace unas horas y desde 2018 el encargado de dirigir el servicio de urgencias del Hospital Montichiari; sin embargo, investigaciones han arrojado que el médico habría administrado, de forma intencional, dosis de succinilcolina y propofol -fármacos que provocan un efecto anestésico y bloqueador muscular que suele utilizarse en la fase previa a la intubación- a pacientes con COVID-19 que no fueron intubados.

Las víctimas fallecieron el pasado mes de marzo de 2020. Tenían 61 y 80 años y sus decesos fueron definidos por las autoridades como “muertes anormales”.

Durante la investigación, que inicio debido a la denuncia de una enfermera del mismo hospital donde laboraba Mosca, se han recopilado pistas, testimonios y diferentes pruebas, entre las que destaca la versión de que Carlo Mosca quería “matar pacientes solo para liberar camas”.

Sin embargo, Mosca también está siendo acusado de falsedad de escritura pública debido a que la administración de los medicamentos mencionados no fue incluida en la historia clínica de los fallecidos.

Actualmente Carlo se encuentra bajo arresto domiciliario y la jueza catalogó que Mosca actuó “con plena conciencia de su conducta y con la voluntad de matar”. Además, se están investigando otros tres casos además de los señalados con anterioridad.

Por su parte, el doctor suspendido de su cargó negó, a través de sus abogados, haber administrado los medicamentos y definió a las acusaciones como “infundadas”, pues él no habría administrado los fármacos y no hubiera querido quitar la vida de las personas, sino salvarlas.

Deja un comentario