Las cenizas, arte sacro y los 4.5 mdp que manejaba el padre Froylán ahora los tiene el Arzobispado,su familia pelea millonaria herencia.

Se informó que ante la polémica iniciada por la familia del padre Froylán González Pérez, por la supuesta desaparición de sus cenizas, pinturas de arte sacro y la cuenta de 4.5 millones de pesos que tenía a su nombre, fuentes cercanas al sacerdote revelaron que el Arzobispado de Puebla tiene bajo su poder todo lo que reclama la familia como propio porque un interés económico.

Este fin de semana, familiares del sacerdote Froylán denunciaron ante la Fiscalía General del Estado que el sacristán de la Parroquia de Nuestra Señora de La Candelaria y Guadalupe de Xonaca se habría llevado las cenizas, las pinturas y el dinero que había en ambos templos.

Sin embargo, personas cercanas del padre Froylán desmintieron tal versión y aclararon que todo está bajo control del Arzobispado de Puebla, debido a que antes de morir el sacerdote pidió que sus cenizas no fueran entregadas a su familia, sino que fueran depositadas al interior de una iglesia de la ciudad de Puebla, los 4.5 millones de pesos de la cuenta bancaria que reclama la familia también está bajo el control de la Iglesia y las pinturas fueron resguardas ante el interés de los sobrinos del sacerdote por apropiárselas de manera indebida.

Trascendió que fue el Arzobispado el que ordenó el cambio de las “chapas” de las iglesias que estaban bajo el control del padre Froylán porque temían que sus sobrinos entraran a sacar las pinturas y otros artículos que ahora está bajo el control del sacerdote Amado Pérez por órdenes del arzobispo, Víctor Sánchez.
Los sobrinos del padre Froylán pelean en particular tres cuadros de arte sacro: La Anunciación, El Nacimiento del Niño Jesús y La Concepción de la Santísima Virgen. Además de una silla con incrustaciones de marfil que perteneció a Juan de Palafox y Mendoza y un tibón de talavera con un precio valuado en medio millón de pesos.

Deja un comentario