Putin trata de calmar la hostilidad entre Armenia y Azerbaiyán para evitar un nuevo conflicto armado

Pese a que siguen produciéndose choques esporádicos entre fuerzas armenias y azerbaiyanas y a que problemas como la entrega de los cadáveres de ambos bandos y un intercambio total y definitivo de todos los prisioneros siguen sin resolverse, el presidente ruso, Vladímir Putin, cree que la situación en Nagorno Karabaj se mantiene «tranquila». Lo dijo ayer en el Kremlin en compañía de su homólogo azerbaiyano, Ilham Alíev, y del primer ministro armenio, Nikol Pashinián, a quienes convocó para tratar de limar asperezas sin lograr que ambos se dieran la mano.

Deja un comentario