“No entregan ni madr… maestra» es captada en videollamada mientras se queja de sus alumnos.

Las clases en línea se han convertido en la única alternativa con la que cuentan alumnos y maestros para avanzar en lo académico ante la pandemia. Y vaya que esta forma de aprendizaje nos ha dejado algunas peculiares historias que se vuelven virales, ya sea por las conductas o descuidos de los involucrados. Ahora le tocó a una maestra.

Cuando se realiza una videollamada, mucha gente opta por apagar su micrófono por aquello de que no hablarán en la sesión o están ocupados en algo más. Pues resulta que una profesora en el estado de Coahuila olvidó esta lección y se ‘descoció’ –sin darse cuenta que tenía el audio activado– para quejarse de sus estudiantes, quienes al parecer nada más no dan una en clase.

Un descuido lo tiene cualquiera, eso es cierto. Pero luego hay quienes se exceden en confianza y olvidan cerciorarse de, por ejemplo, apagar el micrófono en plena videollamada, sobre todo cuando estás en medio de una clase. Así le sucedió a Norma Hernández, maestra de la escuela secundaria Federico Berrueto Ramón en el municipio de Saltillo.

La docente tuvo un día bastante laborioso calificando tareas y trabajos de sus alumnos, pero no con los resultados que esperaba. En un video que ya circula en redes sociales, se ve a la mujer mientras sostiene una llamada telefónica con algún colega a quien le platica sobre las calificaciones, bastante malas al parecer, que sus estudiantes sacaron en las últimas evaluaciones.


Sin embargo, mientras realizaba su llamada, a la maestra se le olvidó que al menos debía apagar su micrófono pues se encontraba en medio de una clase en línea. Fue así que un grupo de chicos no dudó en grabar las quejas y uno que otro insulto que su descuidada profesora lanzó sin darse cuenta que tenía el audio de su computadora encendido.

Lo alumnos “están jodidos”, dice la maestra
“N’ombre, pinches huercos. No me entregan nada; ni madres”, se escucha al principio del clip en el que la maestra habla con cierto grado de enojo. Y vaya que no estaba nada contenta. Parece ser que los alumnos, según revela la profesora Norma, no hacen bien su tarea mientras que la mayoría de jóvenes de otro grupo hasta reprobó. Al final, ella parece ansiosa de ver cómo reaccionan los estudiantes a sus bajas calificaciones.

“…Luego déjame decirte otra cosa. Me los están mandando [los trabajos] hechos un desmadre. O sea, yo le mandé un resumen acá, otros acá, o sea están jodidos. Yo no los voy a revisar así y ahorita mandé los promedios de 3G y nada más nueve personas pasaron; todos los demás sacaron 1, 2, 3. Quiero ver cuál es la reacción“, dice la docente a la persona con la que sostenía su llamada.

Deja un comentario