PUEBLA LOGRÓ TRIUNFO CON SABOR A GLORIA

Por Carlos Hernández Reyes

El futbol es hermoso por lo impredecible. Nadie puede asegurar lo que va a pasar cuando el balón se mueve por el verde pasto.

Puebla parecía víctima segura (segurísima para muchos analistas) frente a Tigres. Pero, contra todos los pronósticos venció 0-1 a su oponente, nada más y nada menos que el actual campeón.

Un testarazo fulminante y mortal de Lucas Cavallini, le dobló las manos a Nahuel Guzmán, y se convirtió en el único tanto del partido en el estadio Universitario de San Nicolás de los Garza. La Franja hizo la chica y conquistó un triunfo inesperado y con sabor a gloria.

En el futbol hay una frase muy trillada de “Son once contra once”. Y sí, mientras no se juegue el encuentro, nadie puede garantizar un resultado. Que Tigres es, línea por línea mejor que el Puebla, no se discute. Pero en este deporte tan sencillo y muchas veces ilógico, no se gana con la camiseta ni con blasones, sino con entrega e inteligencia. Eso que tuvieron los Camoteros, quienes regresan de su gira por la Sultana del Norte con saldo de una derrota apretada contra Monterrey y la mencionada victoria ante Tigres. Que viva el futbol, mágico e impredecible siempre.  

Deja un comentario

Deja un comentario con tu red favorita